Festival Latino en Nashua reúne a orgullosos emprendedores

Janeth Valdez nació en Massachusetts pero ahora vive en Nashua. Su madre es puertorriqueña y su padre dominicano. Ella sueña que algún día las porristas de los Patriots usen sus paletas de sombras de ojos. (Gaby Lozada / NHPR)

Janeth Valdez usa un complicado delineador dorado. Ella dice que siempre ha sido muy femenina, por lo que decidió iniciar su propio negocio de maquillaje. A cada paleta le ha dado un nombre que representa su personalidad. Está “soñadora”, “fisgona” y “ asesina”.

Valdez vendía maquillaje para una gran empresa multinacional pero estaba cansada de trabajar para otra persona, así que abrió su negocio hace un año.

“Me desperté un día y dije: ‘Necesito cambiar mi suerte'”, dijo. Planeaba poner todos sus ahorros en su sueño.

Valdez vio a muchas Latinas trabajando en su antigua compañía, por lo que su meta es darles más trabajos para elegir, “donde puedan sentirse más seguras como comunidad”.

Valdez fue una de un puñado de pequeñas empresas locales Latinas en el festival en Nashua este fin de semana. Muchos de ellos comparten el objetivo de Valdez de construir la comunidad Latina del área a través del espíritu empresarial. Había camiones de comida tradicionales, una liga de fútbol, una peluquería canina, una boutique, una carnicería y un puesto de autopartes.

Algunos, como la línea de maquillaje de Valdez, se fundaron durante la pandemia.

Vicente Viafan es originario de Los Ángeles. Dice que se mudó a New Hampshire para comenzar una nueva vida. (Gaby Lozada / NHPR)

En su food truck, Vicente Viafán se apresura a servir limonadas, asar brochetas y preparar tacos de birria con mucha cebolla y cilantro bañados en una salsa picante roja. La cola en su puesto es larga, a pesar del calor.

Abrió su camión de comida hace dos años, en medio de la pandemia. Dice que no fue fácil y que se sintió impotente muchos días, pero siguió adelante con el apoyo de su equipo.

Él siente que la comunidad Latina en Nashua está muy unida. “Me recuerda a un pueblo muy pequeño”, dijo. “Es muy importante para ellos apoyar a las empresas locales”.

Viafan espera poder tener más Latinos trabajando con él en el futuro, ya que le gustaría incursionar en otros tipos de negocios.

Otro stand que tuvo mucha atención el domingo fue el de Massiel Pérez, adornado con globos rosas y dorados. Fundó un negocio de planificación de eventos con su esposo hace 13 años. En el festival ya habían reservado un par de fiestas, por lo que estaba muy emocionada.

“Los Latinos, siempre nos ayudamos unos a otros”, dijo.

Entre tantos clientes, Fabiola Lazo se abre paso para hablar de su exitosa tienda. “La Carnicería” es además una tienda de regalos tradicionales donde vende lotería mexicana, chamoy, vasos de tequila y grandes muñecas folklóricas.

Los niños les pedían a sus padres un animal de peluche, mientras que Lazo dice que la clave del éxito en los negocios es mantener un contacto constante con la comunidad.

Por su parte, Valdez dice que los Latinos son mucho más que un estereotipo.

“No solo vendemos comida; no solo limpiamos realmente bien”, dijo. “Mira las cosas que hacemos. Estoy orgullosa, muy orgullosa. Súper orgullosa.”

“Orgullosa” es uno de los nombres de su paleta de maquillaje, que tiene una bandera puertorriqueña. Esa palabra se hace eco de lo que estos emprendedores dicen que sienten después de las cientos de horas que han dedicado a alcanzar sus objetivos.

Haz click para visitar NHPR.org.

 

matchmaking company