Stories of our connected and rapidly changing region.

cpb-logo

La Orquesta Sinfónica De Puerto Rico Se Presenta En El Despertar, Después De María, ‘Para Aquellos Que Más Lo Necesitan’

Maximiano Valdés, director de música de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirige la sinfonía durante un ensayo. (Jesse Costa/WBUR)

Maximiano Valdés, director de música de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirige la sinfonía durante un ensayo. (Jesse Costa/WBUR)

Es una subestimación decir que no ha habido mucho que celebrar aquí desde que el Huracán María devastara la isla hace tres semanas.

Read this story in English. / Lea esta historia en inglés.

Pero mientras la isla permanece físicamente muy golpeada, el ánimo de sus residentes podría levantarse el viernes, pues la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico está preparada para presentarse por primera vez desde que el huracán la forzara a suspender la programación regular.

Ensayando en la sala sinfónica, la orquesta se ha estado preparando para ofrecer conciertos gratis en toda la isla y según su director Maximiano Valdés, el grupo toca con un propósito adicional.

“Nuestra idea es tocar para aquellos que más lo necesitan”, dijo. “Hay muchas personas aquí a las que no les quedó nada”.

La orquesta tocará tanto composiciones clásicas como música popular puertorriqueña. El tema de su presentación será la pérdida, la supervivencia y la reconstrucción después del huracán.

Maximiano Valdés, director de música de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirige la sinfonía durante un ensayo. (Jesse Costa/WBUR)

Maximiano Valdés, director de música de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, dirige la sinfonía durante un ensayo. (Jesse Costa/WBUR)

“Primero hay dos piezas relacionadas con aquellos que se fueron, aquellos que murieron, aquellos que lo perdieron todo”, explicó Valdés. “Y luego entramos en obras que todos amamos, el inicio de la Núm. 14 de Mozart y luego la Núm. 5 de Beethoven, como la voluntad del ser humano de reconstruir y comenzar de nuevo”.

“Luego habrá un popurrí, dijo, que incluirá importante música de bolero. El trombonista Miguel Rivera, presidente del sindicato local de músicos, dijo que espera que escuchar los himnos clásicos de Puerto Rico inspire a las personas a contribuir en la reconstrucción.

“Las personas se sienten conmovidas cuando escuchan canciones como las que acabamos de tocar, como ‘Preciosa,’ ‘Verde Luz,’ todas estas canciones que les recuerdan su juventud y sus experiencias en Puerto Rico”, dijo Rivera.

Rivera dijo que las necesidades de la gente puertorriqueña van más allá de la comida y el agua. También necesitan cultura.

“Creo que la gente de Puerto Rico necesita alimento para el alma, y la música para mí es la mejor forma de arte porque va directo al corazón”, añadió.

El objetivo es llevar música a los corazones de muchos que han sido afectados por el huracán. En este momento la orquesta solo tiene unas pocas fechas programadas, incluida una presentación en San Juan el viernes por la tarde. Tienen planificado presentarse en todo noviembre, no solo en la ciudad capital, sino también en ciudades más pequeñas y en el interior de la isla.

El ensayo del grupo de trombones de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. (Jesse Costa/WBUR)

El ensayo del grupo de trombones de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. (Jesse Costa/WBUR)

La intérprete de flautín, Ana María Hernández Candelas, toca un pequeño silbato, utilizado en una de las composiciones para imitar el sonido de un pájaro.

“Creo que es muy importante que comencemos a presentarnos como orquesta y nos acerquemos a las personas, porque necesitamos sentir la esperanza y creo que la música nos ayuda a sentir la esperanza”, dijo. “La música es el lenguaje universal y definitivamente puede sanar a las personas”.

La Orquesta Sinfónica de Puerto Rico tiene integrantes de toda América, incluso Chile, Venezuela y la clarinetista de EE. UU., Kathy Jones quien es originaria de Oregon y ha estado tocando en la orquesta en San Juan desde 1975. Luego de la tormenta dice que está ansiosa por regresar a su arte.

“Fue tan genial regresar aquí”, dijo. “Era como un vaquero tratando de volver a subirse al caballo. Todo era trapear y cortar árboles y tenía ampollas en mis manos porque teníamos que aserrar árboles para sacarlos de nuestro patio trasero.

Ahora Jones dice que es la oportunidad de la orquesta de llevar la música de la sala sinfónica y transportarla a donde es más necesaria.

“Si no vamos a donde está la gente, nos verían como elitistas. Mientras que si salimos de esta sala y vamos a tocar música que todos aman, seremos su orquesta”, dijo ella.